Mayo, mes del reciclaje: Conductas para ser más sostenible en tu día a día

En primavera se celebran varias efemérides referentes a concienciar sobre la conservación y el cuidado de nuestro planeta. El 22 de abril se conmemoró el día de la Tierra, este 17 de mayo será el día del reciclaje y el 8 de junio se dedica a mentalizar sobre el papel de los océanos, por eso hoy te traemos algunas conductas para ser más sostenible en tu día a día. 

Estas fechas para concienciar a la sociedad sobre la importancia del cuidado y los recursos naturales que hay en nuestro planeta, que son limitados. Son días en los que las campañas publicitarias, Redes Sociales, medios y entidades se inundan de estos mensajes con iniciativas y movimientos para conservar los bienes de nuestro planeta.

Sin embargo, no significa que solo durante estos días debamos llevar a cabo estas acciones. Se trata de incluir gestos en nuestro día a día para que vayan sumando y marquen la diferencia. Además, debemos servir como ejemplo para otros familiares y conocidos para transmitirles estos valores en beneficio de todos. 

Cada gesto, por pequeño que sea, suma, y cuantos más seamos mejor. Y además de ser más sostenibles y cuidar de nuestro entorno, nuestro bolsillo lo notará, por lo que todo son ventajas. 

 

Conductas para ser más sostenible en tu día a día 

Las 3 R: Reducir, reusar y reciclar

Es la regla básica de la sostenibilidad. En primer lugar, separa los residuos que generes en tu hogar para reciclar: vidrio, envases, papel, aceites y aparatos tecnológicos. Al principio puede resultar engorroso, pero una vez que generes el hábito será como coser y cantar. Asimismo, procura reducir el consumo de objetos que no sean imprescindibles y que muchas veces compramos por impulso, hazte siempre estas preguntas ¿lo necesito? ¿lo voy a utilizar en mi día a día? esto te ayudará a valorar qué es necesario y qué no. Y por último, reutiliza todo siempre que puedas, sobre todos los envases y bolsas de plástico, podemos alargar su vida empleándolos más veces y por supuesto, descarta todo aquello desechable que sea de un solo uso. 

Apuesta por el comercio local. 

Además de contribuir con la economía local y ayudar a las pequeñas y medianas empresas, apostar por productos de proximidad es una de las mejores alternativas para ayudar a reducir la huella de carbono. Muchas veces los productos que consumimos provienen de otros países o continentes, por lo que contribuimos a potenciar largos trayectos en transportes como aviones, trenes o camiones cuya emisión de gases es muy perjudicial para nuestra capa de ozono. 

Mantén la temperatura de tu hogar 

Cuidar la temperatura de tu hogar también será de utilidad para reducir el consumo de calefacción y aire acondicionado. Lo aconsejable es mantener tu casa entre 19-21ºC en invierno y a unos 26ºC en verano. Para ello, cuando no estés en casa programa los termostatos y baja las persianas y cortinas para evitar la sobreexposición a temperaturas extremas, ya que cada grado puede suponer un aumento del 7% de gasto energético. Asimismo, sustituye las bombillas incandescentes por sistemas LED que son de bajo consumo, este pequeño cambio te ayudará a reducir hasta en un 20% la factura de la luz.