Cómo superar la cuesta de enero

Cuando llega el año nuevo comienza la temida cuesta de enero. Con el recuerdo de las Navidades aún latente, la resaca y el proceso de volver a coger esa rutina que tanto te costó alcanzar desde septiembre, llega este mes en el que no queda más remedio que apretarse el cinturón.

¿Sabes a qué se debe este fenómeno que todos conocemos? En diciembre llega la paga extra y lo que solemos pensar es que será perfecto para asumir los gastos de Navidad, como las compras en regalos o comidas navideñas. Pero tener más dinero nos hace también gastar más, y muchas veces de manera descontrolada. Por ello, puede que te lleves más de una sorpresa el día que decidas consultar tu cuenta, algo que sufren la mayoría de las familias en nuestro país. 

¿Cuando aparece el problema? Cuando gastamos más de lo ganado y hay que enfrentar el mes de enero con la subida de las facturas y todos los gastos que ello conlleva. Semanas y días que pasan muy lentos deseando recibir la siguiente nómina. Es por ello que es muy importante llevar siempre nuestras cuentas al día para no encontrarnos en situaciones desesperadas. 

Pero si este hecho ya es irreversible, en Dacasa queremos darte una serie de consejos para hacerte esta cuesta de enero mucho más fácil. Ante todo no olvides mantener la calma para que no te veas con el agua al cuello y aplícalos en tu día a día para que todo sea más fácil.

Reduce tus gastos

Sí, es muy evidente, pero siéntate un momento y analiza en qué se te va el dinero todos los meses. Quizás tengas que privarte de algunos caprichos personales o de algunas actividades de ocio. 

Si tus propósitos de año nuevo tienen que ver con dejar de fumar o comer más sano, esto te ayudará, ya que reducirás los gastos fijos notablemente. Pero ¡ojo! también llegan las rebajas, descuentos y promociones únicas que quizás merezcan la pena o que quizás no. Por ello, hazte siempre estas preguntas antes de comprar ¿realmente lo necesito? Si es que sí, ¿lo necesito ahora? Si puedes aplazar algunos gastos, mejor que mejor. Si decides financiar, consulta antes tus financiaciones pendientes para comprobar que puedes permitírtelo sin problema. 

Y por último, considera aquellos gastos que tienes y que no le sacas provecho, por ejemplo una suscripción a una televisión de pago o la cuota del gimnasio. Si no las usas ¿por qué sigues pagando? Reduce también los cafés que tomas fuera de casa o comparte coche para ir al trabajo y así ahorrar gasolina. Créenos, a final de mes lo notarás. 

Haz cambios en tu rutina

Que las facturas suben en enero es un hecho que todos sabemos. Para que su importe no se dispare, quizás tengas que hacer algunos cambios de rutina, pequeños gestos que luego se verán reflejados en los números y que agradecerás. 

Recuerda apagar toda luz o aparato eléctrico que no estés usando. Reduce también el tiempo de la calefacción, no la pongas tan alta y usa prendas más abrigadas en casa. Evita los baños y date duchas más cortas. Son pequeños esfuerzos que harás en tu día a día pero que fácilmente podrás adquirir como rutinas y además, estarás ayudando al planeta. 

Poco a poco, asumirás estos hábitos y todo será más sencillo, hasta tal punto que puedas darte algunos caprichos o recompensas. No debes tomártelo como un proceso tedioso, haciendo las cosas con cabeza verás los resultados y te sentirás más que realizado por conseguir tus metas. Plántale cara a la cuesta de enero y supérala por méritos propios.