Consejos para la vuelta a la rutina

Septiembre es el mes de los comienzos, de plantearse nuevos objetivos, de la vuelta al cole y al trabajo. Septiembre sabe a rutina, a tardes más cortas, a bebidas calientes y a rebecas por las tardes cuando empieza a refrescar. Tras un verano de vacaciones, desconexión, buen clima y tiempo con amigos y familia, toca volver a la rutina con las pilas más que cargadas

Sabemos que la vuelta a la rutina en ocasiones se hace algo dura, por ello, tomarse septiembre como un mes de adaptación a estos cambios hará que todo sea más llevadero.

Además, en septiembre tenemos la suerte de disfrutar de un clima muy agradable en Huelva que hará que el proceso sea mucho más ameno en esa transición hacia los meses fríos de invierno. Por ello, te proponemos una serie de consejos para la vuelta a la rutina con más ganas que nunca y que consigas para este nuevo curso todas las oportunidades que te propongas.

Mejora tus hábitos.

Empieza por cambiar tus hábitos hacia un estilo de vida más saludable. Comienza por regular el sueño. Seguro que durante las vacaciones tu ciclo de sueño se ha visto algo trastocado y ahora te cuesta quedarte dormido por las noches. Para regularlo intenta irte a la cama a una hora prudente, evita pantallas como móviles o la televisión y opta por una lectura que te ayude a relajarte. Recuerda que lo ideal es descansar entre 7 u 8 horas.

Si has descuidado un poco tu alimentación durante las vacaciones, puedes plantearte realizar pequeños cambios en tu menú diario. Introduce más super alimentos como cereales enteros, frutas, verduras y frutos secos que te aporten energía en tu día a día.

Limpieza general.

Cuando lleguen los meses fríos seguramente pases más tiempo en casa. Acomoda tu hogar de nuevo para hacerlo más acogedor y reconfortante. Supervisa tus pertenencias y deshazte de aquello que ya no usas como ropa, elementos decorativos o utensilios o electrodomésticos y estudia las posibilidades que tienes cerca para convertirlos en bienes de segunda mano antes de deshacerte de ellos. 

Una vez lo hayas hecho, tu casa se verá más despejada y conseguirás estancias más cómodas que te inciten a disfrutar y pasar más tiempo en tu hogar. Además, puedes aprovechar para hacer algo de limpieza general, pintar algunas paredes, arreglar aquellos muebles que están pendientes o cambiar algunos detalles de decoración para dar un toque diferente y agradable a tu hogar. 

Establece una rutina.

Si el verano se caracteriza por los planes inesperados, algo de descontrol y aventura en el día a día, la vuelta a la rutina requiere de cierto orden y organización para llevar todo al día. Hazte con algún planificador, calendario o agenda, el método que te sea más cómodo para ir apuntando todo y que no se te escape ningún detalle. 

Diseña nuevos objetivos.

Tener nuevos objetivos a corto plazo hará que aumente tu motivación con la meta de poder alcanzarlos. Quizás sea ahora el momento idóneo para empezar a practicar ese deporte que siempre has querido, aprender un nuevo idioma, seguir formándote profesionalmente o comenzar ese proyecto laboral que tienes en mente. 

Organiza alguna escapada.

Por último, recuerda que no todo es blanco o negro.  No asocies el verano  y las vacaciones con la diversión y la rutina y el invierno con otro estado de ánimo. Aún puedes aprovechar los fines de semana y el buen tiempo para seguir yendo a la playa, hacer alguna actividad al aire libre u organizar alguna escapada de fin de semana para desconectar de la rutina y recargar pilas de cara una nueva semana.