¿Podemos ser más sostenibles en nuestro día a día?

Necesitamos, por nuestro bien y por el de los que vienen detrás nuestra, tener un mundo mejor, más limpio. ¿Podemos ser más sostenibles en nuestro día a día? ¡Podemos!

Debemos ser conscientes de que con pequeños gestos, ganamos todos. Como la sostenibilidad tiene muchas aristas, te damos algunas ideas para ser más sostenibles pero seguro que tienes a tu mano otras opciones que puedes incorporar a tu día a día.

  1. No, al desperdicio alimentario. Casi 1.000 millones de personas del mundo pasa hambre. Frente a esta realidad, se desperdicia uno de cada tres alimentos. ¿Y si nos proponemos aprovechar, no comprar en exceso, no tirar…?

– Compra sólo lo que vayas a comerte. Así no llenarás el cubo de la basura.

– Reutiliza

– De una misma preparación salen varios platos. Vuelve a la cocina de nuestras madres y abuelas, quienes de un guiso sacaban varias opciones para la semana.

  1. Mejor, de proximidad y temporada. El transporte de alimentos producidos lejos de ti produce CO2 y otros elementos contaminantes que son evitables porque estamos seguros de que tienes opciones similares, o mejores, más cerca de ti. Lo mismo ocurre con los productos de temporada, son más sostenibles, frescos y con más sabor.
  2. Menos es más. ¿Cuántas camisetas tienes que no te pones? ¿Cuántos pares de zapatillas tienes y, en realidad no las necesitas? Ser más sostenible también es vivir con menos, reciclar, donar, intercambiar… Los mercados de segunda mano son una estupenda opción.
  3. Adiós al plástico. Según datos de Greenpeace, “como consecuencia de una mala gestión de los residuos o de su abandono, unos 8 millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, formando el 60-80 % de la basura marina”. La solución es sencilla: no consumas plástico y serás, así, más sostenible. La opción más válida es el cristal.