Septiembre o cómo volver a la rutina tras las vacaciones

El año se divide en dos partes: el tiempo que pasamos esperando las vacaciones y la cuenta atrás para las siguientes. En medio, unos días en los que desconectamos, viajamos, salimos, reímos, hacemos planes… Pero siempre llega septiembre y nos presenta un dilema: cómo volver a la rutina tras las vacaciones.

Lo primero que debes tener en cuenta es que no se acaba el mundo. Sólo nos separan tres meses de Navidad y fin de año (sí, ya están aquí…) y, en medio, varios festivos que puedes convertir en puentes o acueductos para hacer menos duro el final de año.

 

¿Cómo volver a la rutina tras las vacaciones?

  1. Sigue disfrutando. Así de sencillo. Aprovecha los fines de semana, las tardes en las que las obligaciones te lo permitan o los momentos de relax para llamar a los amigos, para salir con la familia, para disfrutar haciendo lo que te gusta. Porque con la llegada de septiembre no se acaba todo. Cambia el chip y disfruta de las pequeñas cosas que nos regala la vida.

 

  1. No lo dejes todo para septiembre, programa tareas de forma gradual. La vuelta al cole, por ejemplo, es algo que puedes ir preparando poco a poco: adapta su zona de estudio, ten listos sus materiales de estudio, etc.

 

  1. Horario “de invierno”. Con la llegada de septiembre y la vuelta a la rutina tras las vacaciones no debes permitirte continuar con el horario de los meses de verano. Progresivamente, oblígate a estar en casa pronto, acuéstate más temprano, planifica los horarios de comidas, etc. Poco a poco, el hogar tiene que irse adaptando a los horarios de invierno y de obligaciones laborales, escolares, etc.

 

  1. Seguro que en verano te has dado un respiro de actividades deportivas. ¡Si es que no hay tiempo para todo! Aprovecha la llegada de septiembre para volver a cuidarte. Empieza poco a poco hasta que alcances el nivel que tenías antes.

 

Septiembre puede parecer un mes más triste –a no ser que seas el último en pillarte las vacaciones– pero nada de eso. Es el mes del balance de lo disfrutado y en el que nos marcamos las metas y propósitos para los próximos meses. Te anotamos la primera: volver a la rutina tras las vacaciones con buen pie.