Cuídate y apuesta por la comida real

El movimiento realfood (comida real) cada vez está ganando más peso en una sociedad que busca cuidarse, mejorar su calidad de vida y alimentarse mejor. Los seguidores de esta forma de vida evitan los alimentos ultraprocesados y apuestan por los alimentos reales.

¿Qué son los ultraprocesados? Alimentos que han sido sometidos a procesos y el etiquetado es incomprendible para la mayoría de los consumidores, conteniendo elementos dañinos para el organismo. ¿Hay buenos procesados? Sí, pero son pocos. Los realfooders abogan devolver el protagonismo al mercado, frente al supermercado, dando protagonismo en su dieta a frutas, verduras, etc.

¿Cómo empiezo mi apuesta por la comida real?

  1. Fuera azúcar y edulcorantes. Usándolos estás enmascarando el sabor real de los alimentos y, sobre todo, perjudicando tu salud. Según apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS), “tanto para los adultos como para los niños, el consumo de azúcares libres se debería reducir a menos del 10 % de la ingesta calórica total. Una reducción por debajo del 5 % de la ingesta calórica total produciría beneficios adicionales para la salud”.
  2. Atento a tu cesta de la compra. Elimina antojos, lee etiquetas, da una oportunidad a nuevas verduras y frutas que antes no has probado… apostar por la comida real no es fácil, la publicidad, el entorno, etc. nos hacen querer caer pero la voluntad debe ser firme. El primer paso debes darlo en el supermercado.
  3. Come siendo consciente. ¿Sabes que el mindfulness? Resumidamente, supone ser consciente o prestar atención plena. Si comemos sin distracciones (móvil, televisión, etc.), masticando, percibiendo sabores y olores… nos saciaremos más y el cuerpo no nos pedirá atracones de ultraprocesados.
  4. Cero estrés. Cambiar una forma de alimentarnos que nos ha acompañado toda la vida no es fácil. No te presiones y abandona el estrés. Introduce la comida real poco a poco, en pequeños pasos si así lo ves bien, pero asegúrate de que llega para quedarse, porque has interiorizado que hay otra forma de comer, que te llevará a cuidarte y a alejar enfermedades de tu organismo.

 

Paséate hoy por tu mercado y, si no te da tiempo, por la sección de frutas y verduras de tu supermercado más cercano. Proponte hacerte una cena en la que sólo haya comida real, nada de etiquetas. Habrás dado el primer paso. ¡Enhorabuena!