Cómo completar con éxito una mudanza y no perder la cabeza

Tienes por delante una mudanza. El cierre de una etapa y el inicio de otra en otro hogar. Y muchas cosas por empaquetar, ordenar, proteger, y, por qué no, desechar. Para completar con éxito una mudanza y no perder la cabeza es necesario no hacerla a la ligera y seguir una serie de consejos. La organización es tu principal baza para vencer.

La mudanza puede conllevar un trauma o un sentimiento de pérdida. Rompemos con lo conocido y empezamos en un lugar nuevo. Además, lleva intrínseco un viaje al pasado, recogiendo fotos, rememorando momentos vividos entre esas cuatro paredes, recuerdos, etc. Este sentimiento es mayor si la mudanza implica cambio de ciudad, de país, con los que nos alejaremos no sólo del hogar sino también de personas.

¿Qué es lo primero que debes hacer cuando decides mudarte? Hacer limpieza. No te lleves contigo cosas que no vas a usar: regala, vende, o déjalas en esa casa. Ahorrarás trabajo, esfuerzo y tendrás más espacio en la nueva casa. Una vez hecho, pide presupuesto a una empresa de mudanzas (te ahorrarás mucho trabajo) o valora el alquiler de una furgoneta que conducirás tú mismo. El coche de los amigos también vale, aunque se necesiten más traslados.

Si decides hacer la mudanza por tu cuenta, haz acopio de cajas de cartón con antelación. Empieza a guardar por habitaciones, útiles que no necesites ni vayas a usar. Etiqueta correctamente las cajas con su propietario, contenido y habitación donde irá. Las cajas con refuerzo, protectores, burbujas para embalar te serán muy útiles.

completar una mudanza con éxito

Elementos blandos como sábanas, mantas, toallas, etc. pueden ir en bolsas de plástico. Son cómodas de transportar y ahorran espacio. Además, los cajones llenos de camisetas o ropa interior ¡no los vacíes! Transpórtalos tal cual si es posible. Ahorrarás trabajo posterior de desembale y ordenación.

completar una mudanza con éxito

La cocina debe ser lo último en empaquetarse si quieres seguir comiendo durante el tiempo que dura la mudanza. Elementos de uso diario, para el final. ¡No guardes el cepillo de dientes!

Tu actitud debe ser de aceptación al cambio. ¿Quién dice que no será la nueva una etapa mejor que la que dejas detrás?